Contenido principal

Twitter icon
Facebook icon

Tradiciones sobre el lugar del descubrimiento de la imagen San Roque

10/08/2018

Verdaderamente la pregunta por el origen de la imagen no tiene, hasta donde es posible saber, respuesta cierta. Existen muchas tradiciones al respecto:El P. Hipólito Martínez, sacerdote misionero de la Orden de San Agustín, publicó en 1983 un folleto donde recoge las siguientes versiones:

Una vez los ascendientes de la familia Zúñiga de Andalhuala habrían ido a comprar maíz a Tucumán y al embolsar la mercadería, en un viejo granero les vino a las manos esa estatuita, que en un primer momento ellos juzgaron, se trataba de un muñeco. Y así furtivamente, se lo metieron en el bolso, viniendo a parar a Andalhuala. Pasado el tiempo, un miembro de la familia se trasladó a la zona de Río Blanco, en Andalgalá  (Catamarca), llevándose la imagen que había comenzado a ser milagrosa, ya identificada con San Roque, porque a su lado tiene el inconfundible perrito. Y ahí comenzó todo.

Otra tradición recogida por este misionero dice que la imagen de San Roque fue encontrada por una mujer humilde de la familia Zúñiga bajo un chorro de agua en un lugar de Río Blanco, llamado Chauspillaco, no lejos de Choya.

Un sacerdote capuchino, natural de Punta de Balasto (San José), el P Atilano Navarro, cuyos últimos años transcurrieron en su tierra natal, escribió en 1995 lo que había llegado a sus oídos, con motivo de la IV Peregrinación de San Roque a ese lugar. La venerada efigie fue encontrada por unos campeadores , más o menos hace más de 200 años, en Minas Capillitas, Departamento de Andalgalá, provincia de Catamarca, más concretamente en las serranías de la parte Este, en un paraje llamado   Los Corralitos de Chauspi Yaco ¨ Esta pequeña talla fue a parar en la casa de los esposos Miguel Carrazana y Pascuala Argota que se constituyeron en los primeros síndicos que comenzaron en familia a darle culto privado« En 1988 el P. Arturo Fausto Figueroa, santamariano de origen, y cuya acción fue decisiva en la bendición de Culto Público, como veremos más adelante, escribió una carta al P. Hipólito Martínez en la que expone lo siguiente:

 Por si le venga bien, le cuento otra versión sobre el origen de la imagen de San Roque recogida personalmente en Vis-Vis (  Andalgalá), de un ex -síndico de María Ssma. : Don Ramón Del Carmen Soto, de 81 años de edad, oriundo de Vis- Vis, paraje cercano a Minas Capillitas y Río Blanco.Según don Carmen, como se lo conoce, la imagen de San Roque de Río Blanco ( ahora de San José), perteneció a un tal Miguel Carrazana, quien lo habría cambiado por maíz en Las Estancias de Andalgalá Al regresar a Río Blanco, una vez efectuado el trueque, al almacenar el maíz en el  granero, apareció la imagen en uno de los costales El mismo Carrazana, según cuenta don Carmen, la habría llevado en Forma privada en el bolsillo, hasta Choya de Andalgalá, en donde lo mataron. Don Carmen no supo decirme por qué lo mataron, ni para qué la llevaba a la imagen. Cree que para negociar con ella como en Las Estancias.

 Don Ramón Jaljal, fallecido en 2.005, hombre que en su temprana edad fue acompañante del P. Baudilio Vásquez durante muchos años, relataba la noticia de que la imagen fue encontrada en las inmediaciones de un emprendimiento minero. Según datos recabados posteriormente por el P.  Miguel Fuenzalida, Río Blanco había sido un campamento minero. Recuerda, Don Ramón que él mismo había visto una pequeña   zona minera abandonada en el fondo de una cueva. San Roque, según su relato, habría sido encontrado por un inocente, es decir por un niño, en el fondo de una peña. La talla de nuestro santo era perceptible solamente a los ojosde aquel pequeño. Tan es así, que cuando los adultos fueron a corroborar el hallazgo no podían verlo. Fue necesario que el chico regresara al lugar para sacarlo de allí  Don Ramón Jaljal decía también que un ingeniero mayor, curado por intercesión de San Roque, fue quien llevó la imagen a Río Blanco donde construyó su casa y el oratorio para la imagen. Actualmente no es posible determinar el nombre de esta persona, ni tampoco a qué se refería nuestro informante con el cargo de ingeniero mayor.

 

Otra tradición es aportada por Doña María del Milagro Gomez V da de Lera, nacida en 1925. Según recuerda, le contaron que quien lo encontró se llamaba Gregorio y habría sido miembro de la familia Carrazana. Según le dijeron a ella este hombre lo halló en el mismo Río Blanco, junto a unas jarillas y en ese mismo lugar hicieron el oratorio. Por otra parte Don Luis Alipio Mendoza, bisnieto de Santos Carrazana, narra la tradición escuchada de su misma abuela.Según ella, Santos Carrazana, siendo de temprana edad, cuidaba los rebaños de su familia, residente en Río Blanco. En una de aquellas correrías, la niña observó que sea proximaba una tormenta y por ese motivo llevó a guarecerse a las cabras y ovejas debajo de una peña. Aquel lugar nunca había sido visitado por ella, era la primera vez que se encontraba en la zona. Es de suponer que la misma distaba bastante del caserío de Río Blanco, ya que se aprestó a salvaguardar la hacienda en las montañas y no se planteó la posibilidad de volver a su hogar.Al cabo de un tiempo aquella tormenta se disipó y Santos decidió regresar. En ese momento el perro que llevaba consigo, se negaba a retornar. El animal se encontraba atraído por algo que se hallaba en el fondo de aquella peña. Ochaba y ochaba el perrito´  _expresa_, sin obedecer a su ama.Esto despertó la curiosidad de la niña que se aproximó y vio que en el fondo brillaba algo. Como era pequeña, se adentró entre las rocas y pudo asirlo con la mano. Era San Roque. Seguramente hay muchas otras versiones sobre el hallazgo de la imagen.Efectivamente con motivo de la celebración del cincuentenario de su Bendición Pública,sabemos que en la zona sur, próxima a Rió Blanco y Minas Capillitas, existen ancianos que conocen otras.

Del libro: "San Roque, Algo Sobre la Historia de su Imágen en el Santuario de San José "(Catamarca, Rep. Arg.)